Seis errores que cometes y que te impiden ahorrar

¿Nunca has tenido la sensación de que tu dinero vuela? Que parece que tu dinero tenga vida propia y ¿huya de ti? ¿Qué ahorrar es algo imposible? Pues bien, tu dinero no desaparece, la realidad es que lo gastamos continuamente en cosas que probablemente no necesitamos y sin ser conscientes de ello. El problema llega cuando nos encontramos que no disponemos del suficiente para afrontar los gastos que de verdad importan.

Hemos decidido investigar un poco y compartir contigo algunos trucos para que ahorrar algo de dinero sea más fácil.

Ten cuidado con “Las gangas”

¿Cuántas veces has comprado ropa que no necesitas simplemente porque estaba muy rebajada? Recuerda la última vez que entraste en una tienda y te pasó algo así. Esto no ocurre únicamente con la ropa. Es muy común que compremos cosas simplemente por el hecho de que tienen un gran descuento y nos convenzamos de que lo usaremos más adelante. Y es que, los precios tachados y sustituidos por otros más bajos, hacen que la tentación de pagar algo menos por aquello que no necesitas se dispare.

Sabemos que es difícil resistirse a las gangas o a los cupones descuento que caducan en dos semanas pero, como todo en esta vida, hay cosas que valen la pena y otras que no. Aunque parezca mentira, dejarnos llevar por estos impulsos puede marcar la diferencia entre ahorrar o estar en números rojos.

¿La solución? En primer lugar piensa qué es lo que estás comprando en todo momento y lo más importante, si realmente lo necesitas. Es importante también tener cuidado cuando visites páginas webs con grandes descuentos que inciten al consumo. Ante los productos rebajados solemos comprar compulsivamente y sin tener en cuenta cómo afecta el gasto en nuestra economía. Al final, la única ganga que encontrarás es la que realmente necesitas, lo demás solo serán gastos sin sentido que afectarán negativamente a tu cuenta.

 

Hucha para ahorrar

Vigila con los gastos extraordinarios

Cambiarte de vivienda, realizar reparaciones con las que no contabas, comprar un vehículo…son ocasiones en las que indiscutiblemente vamos a tener un gasto más elevado en nuestra cuenta corriente. La diferencia entre que supongan un dispendio irreparable o que sobrevivamos a ello será crear un plan de gasto realista.

Así pues, apunta todo aquello que sí necesitas y que consideras imprescindible y deja para otro momento gastos superficiales. De esta forma, evitaremos comprar compulsivamente todos aquellos caprichos (muebles, elementos de decoración, extras del vehículo…) que únicamente harán más complicada nuestra misión de ahorrar.

Divide tu dinero en otras cuentas

A todos nos produce satisfacción y seguridad tener una abultada cuenta corriente, pero esto también puede jugar en nuestra contra. Disponer de todo nuestro dinero sin restricciones puede hacernos gastar más de la cuenta.

Lo mejor que puedes hacer es tener lo justo para cubrir los gastos que entren en tu presupuesto mensual. El resto del sueldo y de ingresos extraordinarios puedes guardarlos en una cuenta de ahorro o de inversión.

Si no tienes el dinero a mano será más difícil que te dejes llevar por la tentación de hacer compras innecesarias. Esto también ayudará a que ese dinero ¡te genere intereses!

Cuidado con los ingresos extra

Cuando recibimos la paga extra o un ingreso con el que no contábamos nos resulta fácil gastarlo. Tendemos a pensar que tener más significa poder gastar más, y no es así. Aprovecha estos ingresos extraordinarios para aumentar tu colchón de emergencia. Lo ideal, aunque sabemos que es difícil, es ahorrar hasta acumular lo suficiente para afrontar los próximos seis meses.

Ojo con las ocasiones especiales

Nuestro gasto suele dispararse también en momentos puntuales como vacaciones o en ocasiones especiales (cumpleaños, fiestas, navidad…) Hay que tener cuidado con estos momentos en los que nos dejamos llevar porque es cuando más derroches de dinero se producen.

Por mucho que lo planifiquemos con tiempo es muy común gastarse más de la cuenta en aquel viaje que nos hace especial ilusión o pasarse del presupuesto en regalos de navidad, cumpleaños o alguna ocasión especial.

Para controlar estos gastos, te recomendamos que dediques un fondo especial para estos momentos. De esta forma, no solo evitarás comprar impulsivamente por la euforia de la situación sino que también podrás llevar un control mucho más detallado de lo que gastas.

Controla tus gastos para ahorrar

Uno de los errores que cometemos es precisamente no ser conscientes de en qué nos hemos gastado el dinero. Habitualmente realizamos pequeños pagos  que se nos pueden olvidar fácilmente (un café con un amigo, un capricho que nos ha gustado, la comida que no nos dio tiempo a preparar…). Son estos pequeños pagos los que impiden que ahorremos a final de mes.

Para evitarlo, es muy importante llevar un registro riguroso de nuestros gastos. Acostúmbrate a apuntar todo. Hoy en día es muy sencillo, tal y como te enseñamos, existen aplicaciones para controlar tu dinero.

Si usas habitualmente la tarjeta de crédito acuérdate de incluir también estos pagos en tu lista o aplicación. Te recomendamos también que te informes de las ventajas de tu tarjeta. Muchos bancos ofrecen beneficios, descuentos y promociones, ¡aprovéchalos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.