Home / Aprendiendo a ahorrar / Cómo comer bien con un presupuesto ajustado

Cómo comer bien con un presupuesto ajustado

Comer bien no tiene que ser caro

Muchas personas creen que la comida basura es la única opción que se tiene cuando estas falto de dinero, pero conocer todo lo que gastas y planificar tus finanzas con antelación, puede hacer que tengas la oportunidad de tener una buena variedad de pescados, mariscos, carnes y verduras en tu menú para la cena sin tener que gastar más de lo que normalmente harías. Los beneficios de que tiene esto son muchos, ya que no sólo vas a poder sentirte y verte mejor, sino que sabrás que tu familia también está recibiendo una buena nutrición sin tener que vaciar la cuenta del banco. Desafortunadamente, mucha gente piensa que todo es blanco o negro a la hora de alimentarse barato y de que no hay punto intermedio entre la comida rápida y las comidas cocinadas caseras costosas u orgánicas. Definitivamente existe un punto intermedio que todos podemos lograr. Prueba algunos de los siguientes consejos como guía:

Planifica y ten un buen presupuesto!

Trata de planificar anticipadamente cada semana. Con tan solo dedicar media hora de tu tiempo para sentarte con un lápiz y papel es suficiente. Apunta todo lo que vas a necesitar diariamente para desayunar, comer y cenar. Piensa en los días de esta semana que vas a comer fuera para así poder excluirlos de tu plan semanal. A continuación, debes hacer un presupuesto. Si normalmente haces las compras por internet, es fácil ver el total de la factura que tienes que pagar. Si no, intenta estimar todos los gastos que tendrá la lista de cosas que vas a comprar en la tienda. Al hacer una buena planificación de tus comidas evitarás todas aquellas situaciones en las que haces un gasto extra debido a que gastas de más durante la semana ya que no tienes ganas de cocinar tras un día largo y pides comida para llevar. Pon tu lista en la nevera y síguela!

Congela tu comida

Si te preocupa que las verduras se estropeen antes de que las puedas utilizar, ¿por qué no usar el congelador? Los vegetales pueden cocinarse incluso cuando aun están congelados. También puedes comprar las verduras ya congeladas del supermercado. Te beneficiarás de todos los nutrientes que te aportan las verduras y será mucho más rápido de cocinar. Simplemente sigue las instrucciones

Comprar carne a granel

Compra la carne en grandes cantidades, ahorrarás mucho dinero. Utiliza lo que necesitas y envuelve bien el resto para asegurarte de que la carne restante se mantenga bien conservada para otra comida. También puedes comprar carne a granel y congelarla. Una buena forma de hacer esto, es intentar dividir la carne en “paquetes de comida” y envolverlos en bolsas individuales en el congelador. Por la mañana solo vas a tener que sacar una bolsa y dejarla descongelar durante el día para que puedas preparar la cena por la noche.

Mantén lo simple

No necesitas cocinar un banquete cada noche. Puedes encontrar por internet muchas recetas para platos simples que tan sólo te ocuparán diez minutos. Piensa en platos como patatas al horno, ensaladas, sopas caseras y todo tipo de cosas que puedas preparar rápidamente.

Las bebidas también cuentan

Otra cosa que puedes hacer es beber de forma saludable haciendo tus propios batidos. Comprar frutas que estén en temporada, córtalas en pequeños trozos y congélalas en paquetes. Coge un paquete cuando quieras hacer un batido, agrega un poco de yogur o leche y bátelo todo en tu batidora. Harás los mejores y caros batidos de las cafeterías por una fracción de precio y con un sabor mucho mejor. Vas a poder experimentar una gran variedad de combinaciones e incluso añadir nueces o semillas para hacer un batido más saludable. Las espinacas son una excelente opción para incluir en tus batidos ya que el sabor que aportan es mínimo al combinarse con frutas como las fresas, pero aportan muchos beneficios a nuestra salud, ya que la espinaca es rica en hierro. ¡Prueba un batido de espinacas, fresa y aguacate, con un toque de miel!

Hazte vegetariano un día a la semana

Si eres una de las personas a las que les gusta mucho la carne, hacerse vegetariano un día a la semana puede ayudarte a reducir los gastos y puede hacer tu dieta mucho más variada. La lasaña vegetariana es una buena opción para comenzar, pero también tienes otras fantásticas opciones en las que puedes utilizar ingredientes como huevos o queso en el caso de no estar acostumbrado a comer platos sin carne. No te lo tomes como un castigo. Trata de hacer de este hábito una competición con tu familia para ver quién puede hacer la mejor comida vegetariana. Pronto descubrirás una gran cantidad de recetas interesantes.

Compra comida con descuento

Muchos supermercados tienen una sección en la que ofrecen aquellos productos que no pueden vender pasado ese día. Normalmente, la comida esta bien y podría durar incluso algunos días más. Algunos de estos productos a punto de caducar pueden tener hasta un 80% de descuento. Si utilizas estas técnicas vas a poder ahorrar mucho dinero en tu compra semanal. Debes tener en cuenta que ciertos momentos del día son mejores que otros, así que puedes hablar con el gerente de la tienda para saber cuando suelen poner estos descuentos.

Recuerda sazonar tu comida

Con tan solo sazonar tu comida, puedes conseguir un sabor mucho más sabroso y crear fabulosas combinaciones que a tu familia le van a encantar. Añade un poco de estragón a tus calabacines. La mostaza en polvo o en semillas también es una fantástica forma de darle un toque especial a las verduras.. Las hierbas o especias secas suelen ser muy baratas y a veces pueden llegar a ser tan buenas como comprarlas frescas, ya que suelen ser más baratas y te pueden durar mucho más.

Planta tu propia comida

No te asustes por cultivar tu propia fruta o verdura. Empieza siempre plantando a pequeña escala, tomates o fresas, y pronto verás la recompensa. No sólo es casi completamente gratis cultivar tus propias verduras, frutas y hierbas, sino que también vas a poder conseguir una tremenda satisfacción al hacerlo. Recuerda que debes escoger un buen pedazo de tierra que reciba una buena cantidad de horas de sol, y que tienes que realizar una investigación sobre todo lo relativo al cultivo para que las semillas puedan crecer adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba