Certificado energético, ¿cómo mejorarlo?

¿Cuántas veces has oído hablar del certificado energético de una vivienda sin saber exactamente a qué se referían? Pues bien, este tipo de certificado mide la eficiencia energética de tu hogar. Es decir, medir el consumo de energía que requiere una vivienda para vivir en condiciones normales (agua caliente, luz…)

Dependiendo de las características de tu hogar se calificará con letras de la A a la G, siendo la A la más eficiente. La idea, es conseguir una mejor eficiencia que implicará un menor consumo y un mayor respeto al medio ambiente. Es decir, no se trata de ahorrar luz, sino de iluminar consumiendo menos electricidad.

En resumen, se trata de producir más usando menos energía con el objetivo de proteger el medio ambiente.

certificado energético

¿Qué puedes hacer para mejorar el certificado energético de tu hogar?

Si tu certificado energético tiene categoría A o B, ¡felicidades! Dispones de un hogar muy eficiente en el que no necesitarás prácticamente realizar mejoras. Esto es habitual en viviendas modernas y de obra nueva. No obstante, lo más común es que dispongas de una calificación D, E o incluso F o G. Por lo que tu casa probablemente consuma más energía de la necesaria. ¿Qué podemos hacer para mejorarla?

Ten en cuenta que, dependiendo del tipo de mejora, ésta puede suponer un gasto elevado de dinero pero repercutirá positivamente en tu factura y en el medio ambiente. Así pues, para mejorar tu certificado energético de una categoría E a D o mejor, hay diferentes líneas de actuación:

  • Mejorar el aislamiento: El aislamiento térmico es la base de la eficiencia energética. En este sentido, lo ideal sería realizar una reforma integral en la finca. El problema es que no siempre es posible, debido al resto de propietarios o al desembolso económico que supone. Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer es: instalar burletes, reparar fugas, sustituir las ventanas por otras de doble acristalamiento y PVC…

 

  • Cambiar electrodomésticos: Uno de los primeros pasos es sustituir los electrodomésticos antiguos por nuevos. Esto no te costara mucho debido a la gran demanda actual del mercado. Verás que hoy en día existen muchos electrodomésticos con etiquetas A+, A++ o A+++, que implican un ahorro en el consumo. Compara precios y categorías y escoge la que mejor te convenga.

 

  • Cambia el Aire Acondicionado: Al igual que con el resto de electrodomésticos, el aire acondicionado ha dado pasos agigantados en lo que a eficiencia energética se refiere. Si dispones de un aire antiguo, sustitúyelo por uno nuevo. Verás que, si realizas un uso eficiente, tu factura de la luz disminuye considerablemente los meses de verano. Si no quieres realizar este gasto prueba a instalar toldos para reducir el impacto del sol en la vivienda o a utilizar ventiladores en lugar de aire acondicionado.

 

  • Cambia la caldera: Al igual que en el caso anterior, cambiar la caldera por uno de mayor eficiencia energética te ayudará a mejorar tu eficiencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.